Caja De Galletas

Marisa, la abuela de mis sobrinos que no es mi madre, me regaló una pistola para hacer galletas y me puse a buscar recetas. La primera que encontré y que me gustó fue ésta en el blog Kanela y limón, está perfectamente explicado el modo de proceder y da consejos muy útiles. Seguí buscando y vi en el blog La casita de chocolate la misma receta adaptada al robot Thermomix, así que me puse manos a la obra.

Ingredientes:

– 340 g de mantequilla (sacada del frigorífico la noche antes)

– 240 g de azúcar blanca

– 1 sobre (80 g) de azúcar vainillada

– 20 g de leche

-1 huevo

-1 cucharadita de levadura química

– 525 g de harina de panadería

Preparación:

1º. Poner la mantequilla blanda en el vaso de la thermomix junto con los dos tipos de azúcar. Programar 30 segundos a velocidad 3 y 1/2.

2º. Bajar los restos de las paredes del vaso. Programar 1 minuto y medio a  velocidad 3 y 1/2.

3º. Añadir la leche. Programar 10 segundos a velocidad 3 y 1/2.

4º. Incorporar el huevo. Proramar 30 segundos a velocidad 3 y 1/2.

5º. Tamizar la harina junto con la levadura y echar la mitad al vaso. Programar 30 segundos a velocidad 6.

6º.  Añadir la segunda mitad de harina. Programar 30 segundos a velocidad 6. Acabar de incorporar con la espátula y si no está totalmente integrada la harina, volver a programar unos segundos más.
7º. Precalentar el horno a 170º.

8º. Introducir la masa en la pistola y apoyar la boca de la misma por completo sobre una lámina de silicona, papel de horno o en la bandeja del mismo. Esta superficie debe estar sin engrasar. Apretar el gatillo con un golpe seco y esperar un segundo.

9º. Completar la bandeja, adornar con fideos o pepitas de chocolate, fideos de colores, guindas, almendras crudas… e introducir en el horno.

¡Están deliciosas!

Gracias, Marisa.

Pastas rellenas de compota de manzana

Es la misma receta de las pastas con compota de albaricoque, lo que pasa es que les di una forma más facilita para hacerlas más rápido. De todas formas, copio y pego de nuevo la receta.

Ingredientes:

Para la compota:

  • Manzanas
  • Azúcar

Para la masa de las pastas:

  • 150 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 120 g de azúcar
  • un huevo
  • media cucharadita de sal
  • una cucharadita de levadura
  • Ralladura de la piel de medio limón (yo no lo puse)
  • unos 450 g de harina

Preparación:

La compota:

Se pelan las manzanas y se cortan en trocitos. Las ponemos en un cazo con 3-4 cucharadas de azúcar (según la cantidad de manzanas). Se dejan reposar con el azúcar durante media hora.

Después las ponemos a fuego muy lento, removiendo cada 5 minutillos, y vemos que primero sueltan jugo y luego se va reduciendo. Es un proceso bastante lento.

Para la masa:

Batimos, usando las varillas, la mantequilla con el azúcar hasta hacer una pasta. Añadimos el huevo y la ralladura de limón y seguimos batiendo.

Aparte tamizamos más de la mitad de la harina con la levadura y la sal. Juntamos todo y amasamos. Vamos echando el resto de la harina poco a poco; la cantidad no es exacta y puede que necesitemos más o menos; no tiene que quedar muy dura ni tampoco demasiado blanda.

Enrollamos la bola de masa en papel film y lo dejamos enfríar en el frigorífico durante 45 minutos.

Colocamos un papel vegetal en la bandeja del horno y procedemos a hacer las pastas: yo hice bolitas con la mano y las aplasté un poco al colocarlas sobre la bandeja. Luego con una cucharilla hice un agujero en el centro a modo de volcán y lo rellené con la compota.

El horno debe estar precalentado a 180º; horneamos las pastas entre 10-15 minutos, hasta que veamos que los bordes empiezan a dorarse. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Acordaos de guardarlas en un recipiente hermético.

Quedaron riquísimas y les gustaron a todos los que las probaron (incluida mi abuela, jeje)

Palmeras de hojaldre

Me encanta acompañar el café con algo de cosecha propia. Esta vez es una receta sencillísima para hacer unas palmeritas; no quedan tan uniformes como las que compramos en las tiendas, pero saben muy bien y son facilísimas.

Ingredientes:

  • una lámina de masa de hojaldre
  • azúcar blanco

Preparación:

Descongelar la masa de hojaldre sacándola media hora antes del congelador y pregalentar el horno a 210ºC.

Se limpia la superficie donde vayamos a trabajar y se espovorea abundantemente con azúcar. Encima ponemos la masa de hojaldre, echamos más azúcar por encima y la estiramos bien con el rodillo.

Doblamos los laterales hacia el centro. Volvermos a doblar los laterales hacia el centro y juntamos las dos partes que nos quedan.

Cortamos trocitos de 1 cm aproximadamente y colocamos en la bandeja (con papel vegetal para que no se pegue). Tened cuidado de separar los trocitos, porque crecen mucho a lo ancho.

Horneamos a 210ºC durante 15 minutos (hasta que se doren); sacamos la bandeja, damos la vuelta a las palmeritas y horneamos otros 5 minutos más.

Y ya están; mejor guardarlos en un recipiente hermético.

Paso a paso:

Galletas de canela (2)

Bueno: mi madre me compró en ikea unos cortapastas. Así que me vi en la obligación de hacer unas galletitas, jeje. La receta es de aquí.

El objeto de mi deseo:

Ingredientes:

  • 150 g de mantequilla
  • 2 huevos
  • 200 g de azúcar
  • 2 cucharadas (grandes) de canela
  • 2 cucharaditas de levadura royal
  • 350 g de harina (o un poco más)

Preparación:

Se glasea el azúcar con la batidora y se reserva. No es necesario, pero así quedan más finas.

Ya sé que no debería, pero yo siempre fundo casi totalmente la mantequilla en un cazo a fuego lento; se supone que debe estar a temperatura ambiente.

Mezclamos los huevos con la mantequilla y batimos bien. Añadimos el azúcar y seguimos batiendo. Mezclamos con la canela.

La harina y la levadura van juntas y las vamos añadiendo poco a poco, mientras removemos con la espátula y las integramos bien. Mientras más vamos echando, acabaremos amasando con las manos. Paciencia. Yo eché unos 400 gramos, más de lo que ponía la receta, pero es que me quedaba la masa demasiado blanda como para trabajar con ella…

Envolvemos la bola de masa en papel film y lo dejamos en la nevera unos 45 minutos. Así se endurecerá y podremos trabajar con ella.

Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 200º,  ponemos un papel vegetal en la superficie de trabajo para no manchar y estiramos la masa con un rodillo. Cortar e ir colocando las galletas en la bandeja (también preparada con papel vegetal).

Horneamos durante 10 minutos (o incluso menos). Cuando los bordes toman un poquito de color, ya están, porque terminan de hacerse fuera, mientras enfrían. Hay que tener cuidado de no pasarse, porque estas galletas quedarían muy duras… A mí me crecieron demasiado, así que recomiendo echar sólo una cucharadita de levadura, por si acaso…

Espero que os gusten.

Galletas de canela (I)

Esta receta, como muchas otras, la he copiado del blog Kanela y limón, al que ya podéis considerarme adicta. Jamás había hecho una masa para galletas y veo que es súper fácil. Me las he desayunado tan feliz estos días, pues además de fáciles, salen muy ricas.

Ingredientes:

  • 125 g de mantequilla derretida
  • 300 g de harina
  • 100 g de azúcar
  • 1 huevo

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos una bandeja con papel vegetal.

Vertemos todos los igredientes en un bol y mezclamos con una espátula de madera hasta formar la masa. Luego vamos haciendo bolitas pequeñas y nos embadurnamos las manos de canela para que quede por encima de la bola.

Las bolitas las colocamos encima del papel vegetal y las aplastamos un poco, separadas unas de otras porque luego crecen bastante. A mí me salieron más o menos 20 pastas.

Las metemos al horno durante 20 minutos y después las dejamos enfriar. Las conservamos en un recipiente hermético y nos las tomamos con el café o colacao 😀

Pastas rellenas de compota de albaricoque

Nunca antes había hecho unas pastas tan elaboradas, pero no ha sido para tanto. Lo único que me llevó más tiempo fue la compota, que se puede hacer de cualquier fruta, o que podemos también sustituir por mermelada y así nos ahorramos un paso. De todas maneras, estas pastas han gustado mucho entre mis catadores oficiales (Mork y mi mamá).

La receta de aquí.

Ingredientes:

Para la compota:

  • Albaricoques
  • azúcar

Para la masa de las pastas:

  • 150 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 120 g de azúcar
  • un huevo
  • media cucharadita de sal
  • una cucharadita de levadura
  • Ralladura de la piel de medio limón (yo no lo puse)
  • unos 450 g de harina

Preparación:

La compota:

Se lavan bien los albaricoques y se les quita la pepita. Se parten en trocitos; no hace falta pelarlos y se les echa azúcar por encima. No pongo cantidades porque depende de los kilos de fruta que usemos; yo puse 2 cucharadas grandes de azúcar sobre 8 albaricoques (tenía pocos).

Se dejan reposar con el azúcar durante media hora.

Se llevan al fuego lento, removiendo cada 5 minutillos, y vemos que primero sueltan jugo y luego se va reduciendo. Es un proceso bastante lento.

Para la masa:

Batimos, usando las varillas, la mantequilla con el azúcar hasta hacer una pasta. Añadimos el huevo y la ralladura de limón y seguimos batiendo.

Aparte tamizamos más de la mitad de la harina con la levadura y la sal. Juntamos todo y amasamos. Vamos echando el resto de la harina poco a poco; la cantidad no es exacta y puede que necesitemos más o menos; no tiene que quedar muy dura (lo que me pasó a mí) porque luego se resquebraja.

Enrollamos la bola de masa en papel film y lo dejamos enfríar en el frigorífico durante 45 minutos.

Pasado ese tiempo, enharinamos bien una superficie de trabajo y extendemos la masa con un rodillo. De grosor como medio centímetro. Con un cortador redondo (o un vaso, en mi caso) vamos haciendo cortes. Ponemos la compota o mermelada en el centro y con mucho cuidado subimos los bordes hasta hacer un triángulo, uniendo las pestañitas con un poco de agua (con el dedo mojado en agua, más bien).

Vamos colocando las pastas en la bandeja del horno forrada con papel vegetal. Hacemos una bola con los restos de masa y volvemos a empezar; así hasta que se nos acabe.

Horneamos entre 10 – 15 minutos a 180º C. Dejamos enfriar y guardamos en un recipiente hermético.

Son trabajosas, pero el resultado es buenísimo.

Torticas de Morón

Morón es un pueblo de Cuba. No sé por qué se les llama así a estas torticas que se venden en toda la Isla, deben ser oriundas de allí. Lo que sí sé es que son muy fáciles de hacer y que cuando se hacen una vez no queda más remedio que repetir la receta. Especialmente cuando hay niños en casa. Ahí va.

INGREDIENTES:

  • 1/2 libra de manteca pastelera
  • 1 taza de azúcar (en polvo, preferiblemente)
  • 4 tazas de harina
  • ralladura de un limón
  • 1 cucharadita de vainilla.

PREPARACIÓN:

Mezclar muy bien la manteca con el azúcar, hasta que se haga una crema. Añadir el limón y la vainilla. Cernir la harina taza a taza e ir uniendo bien. Amasar y cortar las torticas. Hundir el centro ligeramente y ponerle mermelada de guayaba o de lo que tengan a mano.Llevarlas al horno precalentado durante media hora. No dejar que se tuesten, no son galletas. Deben quedar tostaditas, pero casi se desmoronan al comer. Espero que les gusten.
Ah, sí, engordan mucho, qué le vamos a hacer…