Pastel de moras y queso

El año pasado no cogí ni una triste mora, así que este año decidí que esto no podía seguir así y que después de los exámenes de septiembre tendría que dar solución al problema de las moras. Justo antes de los exámenes ya empecé a ver muchas zarzas llenitas de moras, y mucha gente recogiéndolas, con lo cual pensé que no quedaría ni una para cuando yo estuviera libre; pero al final sí que conseguí llenar un par de bolsitas con la ayuda de Mork el pasado fin de semana.

Con ellas tenía pensado hacer un pastel tipo “campiña inglesa”, que es el nombre que pongo a esos pasteles con una rejilla de masa quebrada por encima :D Es la primera vez que lo hago y, aunque la masa no me quedó perfecta, os aseguro que el pastel está muy bueno.

Pastel de moras 2

La receta del pastel es de aquí y la de la masa quebrada de aquí.

Ingredientes:

Masa quebrada:

  • 390 gramos de harina
  • una cucharadita de sal
  • 50 gramos de azúcar
  • 280 gramos de mantequilla bien fría, cortada en dados
  • 120 ml de agua helada

Crema de queso:

  • 250 gramos de queso tipo philadelphia (una tarrina)
  • un yogur natural
  • una cucharadita de maizena
  • medio vaso de azúcar blanco
  • ralladura de un limón

Moras:

  • 3 cucharadas grandes de maizena
  • medio vaso de azúcar moreno
  • 1/4 cucharadita de canela
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 3 vasos de moras lavadas y secas
  • 25 gramos de mantequilla derretida
  • una cucharada de zumo de limón

Elaboración:

Pastel de moras 1

Masa quebrada:

Se echan la harina, el azúcar y la sal en un bol y se mezclan bien. Añadimos la mantequilla en dados y, ayudánonos con las manos, vamos aplastándola y mezclándola con la harina, hasta que nos queden como migas. Esto es un proceso lento y hay que tener bastante paciencia; no obstante, deben de existir unos cortadores llamados “pastry blenders” que sirven para este proceso (y que yo no tengo, claro está). Lo bueno es que luego todo tu ser huele a mantequilla :)

Luego vamos echando el agua cucharada a cucharada y amasándolo todo con cuidado. Si ves que ha quedado una pasta firme y no has necesitado todo el agua, no eches más (que fue lo que hice yo, y por eso no quedó bien del todo).

Hacemos una bola con la masa y la envolvemos con papel film. La dejamos en el frigorífico al menos durante una hora, mientras hacemos el resto del pastel.

Crema de queso:

Ponemos todos los ingredientes en un cuenco y los batimos bien. Reservamos hasta el momento de montar la tarta.

Moras:

Ponemos en un bol el azúcar, la maizena, la canela y la sal y mezclamos bien. Se añaden las moras, el zumo de limón y la mantequilla y recovemos bien para que todas las moras queden cubiertas con la mezcla.

Montaje:

Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos un molde redondo untándolo con mantequilla y espolvoreando harina por encima.

Una vez todo preparado, extendemos la masa sobre una superficie enharinada y la estiramos con el rodillo, hasta que quede de un grosor de medio centímetro. La colocamos con cuidado sobre el molde y le damos forma.

Cortamos el sobrante, hacemos otra bola y lo estiramos de nuevo con el rodillo, esta vez para cortarlo en tiras. A mí me gustan anchas, pero eso es a vuestra elección.

Echamos la crema de queso sobre la masa; luego la mezcla de las moras, y por encima ponemos las tiras de masa quebrada, poniendo una por encima y otra por debajo formando una rejilla. Cortamos los sobrantes. Pintamos con huevo batido y horneamos a 175º C durante una hora.

Dejamos enfriar y ya podemos disfrutar de este delicioso pastel.

Pastel de moras 3

 

Tarta de frambuesa

¡¡Cómo me gusta que me traigan frutas del pueblo!! Es la excusa perfecta para hacer una tarta “para que no se me estropeen”. Estas frambuesitas vienen del pueblo de Mork y creo que han empezado a dar este año, porque todas las que están en la tarta son todas las que había… Pero bueno, han sido más que suficientes para ponerme manos a la obra. Ya podremos experimentar otras recetas el año que viene.

La receta es de aquí. Yo hice algunas variaciones en cuanto a la base de la tarta: sigue sin salirme bien lo de la base de galletas y mantequilla, así que hago una base de bizcocho, que es una cosa bastante sencilla y que le va estupendamente a este tipo de tartas.

Ingredientes:

Para la base de bizcocho:

  • 2 huevos
  • 50 g de azúcar
  • 50 g de harina

Almíbar para bañar el bizcocho:

  • 300 ml de agua
  • 100 g de azúcar
  • un poco de canela en polvo

Para la crema de frambuesa:

  • 400 ml de nata
  • 100 g de azúcar
  • 200 g de queso filadelfia
  • 250 ml de agua
  • 1 sobre de gelatina de frambuesa

Para adornar:

  • Frambuesas

Preparación:

Bizcocho:

Batir los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen. Añadir la harina.

Untar un molde con mantequilla y harina y hornear la masa en el horno previamente calentado a 180º durante 12 – 15 minutos.

Dejar enfriar.

Almíbar:

Mezclar todos los ingredientes en un cazo y llevar a ebullición. Dejar hervir a fuego lento durante 15 minutos. Dejar enfriar antes de bañar el bizcocho: para que empape mejor puedes pincharlo un poco con un tenedor o con un palillo.

Crema de frambuesa:

Calentar el agua en un cazo y, cuando esté hirviendo, echamos el sobre de gelatina, sacamos del fuego y removemos. Dejamos que temple.

Montamos la nata con el azúcar y añadimos el queso. Luego vamos echando la gelatina, poco a poco y sin para de remover. Vertemos esta mezcla sobre el bizcocho (una vez empapado del almíbar) y ponemos las frambuesitas por encima como decoración.

Dejar enfriar en el frigorífico un mínimo de 4 horas. De todas maneras yo recomiendo que estos postres se hagan de un día para otro, que quedan mucho mejor al día siguiente.

Está que se sale.

Tarta de melocotón

Hoy voy a poner una receta que me he inventado yo, jeje.

La presentación y las fotos no es precisamente lo que mejor me quedó, pero puedo proclamar y proclamo que la tarta estaba para morirse de buena. Además no lleva horno; es muy sencillita de hacer.

Ingredientes:

Para la tarta:

  • bizcochos de soletilla
  • 1 litro de zumo de melocotón y uva
  • 400 ml de nata
  • 100 g de azúcar
  • 100 g de queso mascarpone
  • 100 g de queso philadelfia

Para la mermelada:

  • 6 – 8 melocotones
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 3 hojas de gelatina neutra

Preparación:

Lo primero es hacer la mermelada. Se puede comprar y listos, pero yo tenía melocotones y me apeteció hacerlo así. Pelamos y troceamos los melocotones y los ponemos a fuego lento con el azúcar. Dejamos que se haga durante 20 minutos, siempre a fuego lento. Cuando pase ese tiempo, metemos las hojas de gelatina en agua fría y, cuando se hidraten, las añadimos a la gelatina y batimos bien. Reservamos.

Para el relleno de la tarta: montamos la nata con el azúcar. Cuando esté bien montada, añadimos los quesos y batimos un poco más para que se integren bien.

Para el montaje de la tarta lo primero que hacemos es cubrir un bol con papel film. Entonces vamos mojando los bizcochos de soletilla en el zumo de melocotón y recubrimos el molde. Echamos una primera capa de nata, otra de mermelada y otra de bizcochos empapados en zumo, y así hasta tener 2 o 3 capas y terminar con una de bizcochos. Tapamos con papel film y dejamos enfriar en la nevera, como 2 – 3 horas (estas tartas siempre están mejor de un día para otro). Nos ha tenido que sobrar bastante nata y un poco de mermelada.

Luego tocará desmoldarla y cubrirla con la nata sobrante y adornarlo un poquito con la mermelada por encima.¡ Y listo!

Bizcocho flor de queso filadelfia

Bien, este bizcocho es algo así como un regalo de los dioses. Está más que bueno y además sale mucha cantidad, y es magnífico que no se te acabe en un abrir y cerrar de ojos. Espero que os animéis. La receta es de aquí.

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 150 g de queso filadelfia
  • 1 yogur
  • 2’5 vasos del yogur de azúcar
  • 1 vaso del yogur de zumo de naranja
  • 1 vaso del yogur de aceite de oliva
  • ralladura de la naranja
  • 375 g de harina
  • 1 sobre de levadura
  • una manzana

Preparación:

Precalentar el horno a 180ª C.

Batir primero los huevos y añadir el azúcar y el zumo de naranja. Mezclar con el queso. Luego con el aceite de oliva y la ralladura de naranja.

Luego añadimos la harina tamizada con la levadura.

Por último cortamos la manzana en gajos y los colocamos haciendo círculos concéntricos, que asome sólo un poquito sobre la masa.

Horneamos durante 50 minutos a 170º. Yo tuve que bajar un poco la temperatura y colocar un papel de aluminio por encima porque se me iba dorando más por arriba y aún no estaba hecho. Habrá que probar con un palillo hasta que salga limpio.

Nuggets de pollo

Últimamente sólo cocino pollo y quería probar otras recetas, porque siempre lo aso al horno y llega un momento en que, aunque la receta te guste, acaba cansando. Así que me puse a hacer estos nuggets, que tienen una forma amorfa porque soy algo patosa con estas masas, pero que están muy buenos; os recomiendo la receta. Además puedes rebozarlos en huevo y pan rallado y congelarlos; luego se fríen directamente, sin descongelar. Así siempre tenemos algo preparado para un apuro.

Pues vamos a ello. La receta la saqué de aquí.

Ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo sin hueso y sin piel
  • 100 g de queso filadelfia
  • 50 ml de leche
  • una pizca de sal
  • una pizca de nuez moscada
  • Para el rebozado: un huevo y pan rallado
  • Aceite abundante para freír.

Preparación:

Picamos el pollo y le añadimos el queso, la leche, la sal y la nuez moscada. Volvemos a batir y quedará como una pasta.

Preparamos un plato con el huevo batido y otro con el pan rallado. Hacemos bolitas de pollo que pasamos por el huevo y el pan rallado y freímos a fuego no muy fuerte para que se hagan por dentro bien sin que se queme lo de fuera.

Antes de servir, pasamos por un plato que tenga papel absorbente. ¡Listos!

magdalenas de naranja con cobertura

Cuando vi esta receta, guardé la dirección para que no se me perdiera, porque supe que tenía que probar esas magdalenas. Son las más ricas que he probado, y la cobertura es la cosa más sencilla, así que os animo a que las hagáis y opinéis… No sé si volveré a hacer unas “magdalenas normales” a partir de ahora…

Ingredientes

Para la masa:

  • 125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 115 g de azúcar moreno
  • zumo de 1 naranja
  • 2 huevos
  • 175 gramos de zanahorias ralladas
  • 125 gramos de harina
  • una cucharadita de mezcla de canela/nuez moscada/jengibre
  • 1’5 cucharaditas de levadura

Para la cobertura:

  • una tarrina de queso filadelfia
  • 60 gramos de azúcar glass
  • ralladura de la piel de una naranja

Preparación:

Precalentar el horno a 180º C y preparar los moldes de las magdalenas.

Batir la mantequilla con el azúcar (yo la derretí un poco, porque me es imposible este paso si no lo hago así). Incorporar los huevos y el zumo de naranja y seguir batiendo.

La harina, especias y levadura las añadimos juntas y mezclamos bien con la mezcla anterior.

Rellenamos los moldes a 3/4 de su capacidad y horneamos durante 25 minutos.

Mientras preparamos la cobertura: batimos todos los ingredientes hasta que quede una crema. Yo lo metí en una manga pastelera (casera) para luego cubrir mejor las magdalenas.

Una vez horneadas, esperamos a que enfríen un poco y les ponemos la cobertura. Hay que guardarlas en el frigorífico hasta que se consuman (que será pronto, os lo aseguro).

Tarta de melocotón

Esta tarta la hice siguiendo la receta de la tarta de corazón de fresa, pero utilizando mermelada de melocotón y una lata pequeña de melocotón en almíbar que tenía en casa y que ya le estaban apareciendo telarañas…

Ingredientes:

Base de bizcocho:

  • 2 huevos
  • 50 g de azúcar
  • 50 g de harina
  • El almíbar de la lata de melocotones para humedecerlo una vez hecho.

Crema de melocotón:

  • 6 hojas de gelatina
  • 20 ml de agua muy caliente
  • 250 g de queso filadelfia
  • 200 ml de nata líquida
  • 280 g de mermelada de albaricoque o de melocotón

Decoración:

  • Melocotón en almíbar

Preparación:

Bizcocho:

Precalentar el horno a 180º. Batir los huevos con el azúcar hasta que crezcan y blanqueen. Añadir la harina y mezclar bien.

Untar el molde con mantequilla y harina y verter la masa del bizcocho. Hornear durante 10-15 mintuos.

Una vez frío, pintar con el almíbar (se puede pinchar con un cuchillo para que el líquido penetre mejor).

Crema de melocotón:

Poner las hojas de gelatina en abundante agua durante 10 minutos para que se hidraten.

Mezclar la mermelada, la nata, y el queso de untar con la batidora. Disolver las hojas de gelatina en el agua muy caliente, remover y mezclar bien con la crema. Vertemos la crema encima del bizcocho y dejamos enfriar.

Una vez frío y cuajado, lo adornamos con los melocotones, como más nos guste.