Tarta de limón sin horno

tarta de limón

¡No os imagináis las ganas que tenía de hacer una tarta de limón! Sin horno, que en estas fechas no apetece nada, y con limón de verdad en lugar de gelatina. Allá vamos:

Base de galletas:

  • 150 g de galletas digestive de avena
  • 60 g de mantequilla sin sal derretida

Relleno de la tarta:

  • 100 ml de zumo de limón
  • 50 g de azúcar
  • 4 hojas de gelatina
  • 250 g de queso philadelphia
  • 200 ml de nata para montar + 50 g de azúcar

Cobertura:

  • 100 ml de zumo de limón
  • 50 ml de agua
  • 50 g de azúcar
  • 1 hoja de gelatina
  • ralladura de un limón

Preparación:

Forrad un molde desmontable con papel vegetal.

Base de galletas: trituramos las galletas, añadimos la mantequilla derretida y mezclamos bien. Lo echamos en el molde y aplastamos bien con una cuchara. Reservamos en la nevera.

Relleno: 

Metemos las hojas de gelatina en agua fría, al menos 10 minutos. Calentamos el zumo de limón junto con el azúcar en un cazo, sin dejar de remover. En cuanto hierva, echamos la gelatina bien escurrida y removemos para que se integre. Reservamos.

Montamos la nata con el azúcar; no hace falta montarla “del todo”; que quede como una crema.

Echamos el queso de untar en un bol y añadimos el zumo de limón. Removemos bien, primero con una espátula y luego con unas varillas hasta que no queden grumos. Añadimos la nata montada y lo mezclamos todo bien. Lo echamos sobre la base de galletas.

Lo dejamos enfriar en el frigorífico al menos 4 horas.

Cobertura: 

Hidratamos la hoja de gelatina en agua durante 10 minutos.

Calentamos el zumo de limón, el agua y el azúcar en un cazo y, cuando hierva, retiramos del fuego y añadimos la gelatina bien escurrida. Removemos para que se integre y lo dejamos enfriar un poco para que no nos estropee la tarta (lo que ocurre si lo echamos aún caliente).

Una vez templado, lo añadimos con cuidado sobre la tarta. Espolvoreamos la ralladura por encima y dejamos enfriar al menos 2 horas.

Desmoldamos, ¡y listo!

Anuncios

Bebida Isotónica

Ya las tardes empiezan a ser calurosas por el Sur y apetecen bebidas refrescantes. Ésta es muy sencilla y sana. He encontrado una variante en el blog  Thermorecetas, que tiene que estar también muy sabrosa.

Ingredientes:

– 2 zanahorias peladas y enteras

– 3 limones de tamaño medio

– 100 g de azúcar

– 800 g de agua

Preparación:

1º Poner la Thermomix en funcionamiento a velocidad 6 y echar las zanahorias por el bocal.

2º Abrir el vaso y añadir el resto de los ingredientes, los limones bien lavados y cortados en 4 trozos, el azúcar y el agua. Pulsar 4 o 5 veces el botón de turbo.

3º Colar y verter en una jarra con cubitos de hielo.

Postre frío de melocotón (super light)

Lo más fácil y con menos calorías que he cocinado en mi vida. Y no lleva horno.

Ingredientes:

  • 4 melocotones
  • 200 ml de agua
  • zumo de 1 limón
  • 5 hojas de gelatina

Preparación:

Poner la gelatina en agua para que crezca y se ablande.

Pelar los melocotones y partir en trozos pequeños. Mezclar con el agua y batir bien hasta hacer un puré.

Poner a calentar el zumo de limón en un cazo y, cuando esté caliente (no hace falta que hierva), le le añaden las hojas de gelatina y removemos bien para que se disuelvan. Se añade el zumo al puré de melocontón, removemos y echamos en los recipientes donde vayamos a servir.

Dejar enfriar mínimo 4 horas en el frigorífico. Servir bien frío.

Para darle un toque calórico, yo lo adorné con nata montada con azúcar, pero también se puede espolvorear con azúcar glass o azúcar moreno.

Mousse de limón sencilla

Estaba preocupada por unos limones que tenía en casa y que estaban a punto de estropearse; como no me apetecía tomarme un zumo de limón, así a palo seco, busqué una receta facilona para darles a los limones una segunda oportunidad. Además se hace con ingredientes “de andar por casa”, y es light porque no lleva ni leche condensada ni nata 😉

Ingredientes:

  • 200 ml de agua
  • 150 g de azúcar
  • 3 huevos
  • zumo de 2 limones (los míos eran minúsculos y exprimí 4)
  • Una cucharada grande de maicena (harina de maíz)
  • 20 g de mantequilla

Preparación:

Separamos las claras, que reservamos, de las yemas; echamos en un cazo el agua, las yemas, la maicena, el zumo y el azúcar y batimos todo bien para que no queden grumos. Lo llevamos al fuego (lento), removiendo constantemente hasta que hierva y espese. Sacamos del fuego y añadimos la mantequilla; removemos para que se integre.

Dejamos enfriar la crema.

Una vez frío, batimos las claras a punto de nieve y las vamos mezclando poco a poco y con cuidado con la crema. Es importante que esté fría para que no se bajen las claras.

Servimos en los recipientes y lo dejamos enfriar en la nevera. Yo lo adorné con barquillos.

Tarta de limón

Bien, estaba buscando algo “verde” que hacer y he encontrado esta tarta que lleva zumo de una fruta, en este caso de limón. Aunque también llevan frutas mis tartas de kiwi y de fresa, pero bueno 😉 Como Mork ha manifestado su preferencia por las tartas que tienen base de bizcocho, y dado que a mí me es indiferente siempre y cuando estemos hablando del postre, pues he decidido probar con esta.

Antes de nada, debo advertir que a nadie se le ocurra probar la crema del relleno, porque corremos el riesgo de no poder parar de comerla, y no nos quedará nada para la tarta. Dicho esto, empezamos.

Ingredientes para el bizcocho:

  • 3 huevos
  • 100g de azúcar
  • 100g de harina

Ingredientes para la crema:

  • 150g de azúcar
  • 150g de mantequilla
  • 3 huevos
  • zumo de 3 limones

Ingredientes para el almíbar:

  • 150 ml de agua
  • 70 g de azúcar
  • zumo de medio limón

Para decorar

  • 300 ml de nata para montar
  • 3 cucharadas de azúcar
  • sirope de chocolate o caramelo líquido

Preparación del bizcocho:

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde con mantequilla y harina.

Batir los huevos con el azúcar unos minutos hasta que crezcan y blanqueen. Luego añadir la harina poco a poco y mezclar bien. Lo echamos en el molde y lo horneamos unos 25 minutos.

Dejar enfriar antes de cortarlo y de bañarlo en el almíbar.

Preparación de la crema de limón:

Mezclamos los huevos con el azúcar y añadimos el zumo de limón y la mantequilla. Lo ponemos en un cazo al fuego lento, sin dejar de remover. Vamos viendo que la crema se espesa, y cuando esté más consistente, lo retiramos del fuego y lo dejamos enfriar.

Cuando se enfría, queda aún más espesa y nos resultará más manejable para untar el bizcocho.

Para el almíbar:

Mezclar los ingredientes en un cazo y llevar a ebullición unos minutos.

Dejar enfriar antes de bañar el bizcocho.

Nata:

Montar la nata con el azúcar hasta que quede espesa.

Montaje:

cortamos el bizcocho en 3 partes; colocamos la de abajo en la bandeja donde vayamos a presentar la tarta y la bañamos con almíbar. Luego la untamos de crema de limón. Colocamos la segunda lámina de bizcocho y procedemos de igual manera. Colocamos la última lámina y lo mismo.

Untamos de crema también los laterales del bizcocho, y después lo cubrimos con la nata montada (yo hago una manga pastelera con una bolsa de congelar a la que corto una esquinita). Por último, le puse un poco de sirope de chocolate por encima, como decoración.

Hasta ahora es la tarta más rica que he hecho, lo prometo.